magnify
formats

Claves y recomendaciones acerca de los gastos de envío

Publicado en 3 junio, 2015
Compartir

Los gastos de envío son uno de los principales quebraderos de cabeza en torno a las operaciones logísticas, las decisiones de compra de los consumidores, la organización del flujo comercial de los productos y los incentivos publicitarios. Tanto cuando compras como cuando vendes, tomar una decisión sobre los gastos de envío asociados al producto, -ya sean gratuitos, gratis a partir de un coste determinado o variables– es una parte importante de tu operación. Hoy vamos a basar nuestra explicación en el análisis del experto Juan Macias, CEO de deMartina.com, consejero de la Asociación Española para la Economía Digital y advisor en varias start-ups. Vamos a detallar las características de los distintos tipos de gastos:

  • Envío gratis: Existe una gran corriente que apoya este punto como incentivo para la compra, partiendo de la costumbre existente en Estados Unidos de poner gastos de envío gratis en todas las tiendas una vez al año. Esta tendencia se conoce como “Free Shipping” y destaca en un país con mucha competencia y consumismo, pero implantarla permanentemente es un paso casi irreversible para los clientes. Dentro de nuestras fronteras, el envío gratuito no se considera determinante en la búsqueda de la tienda, a pesar de que, como es lógico, aumenta los porcentajes de conversión de los e-commerce. También existen modelos de negocio basados en embolsarse beneficios económicos mediante los gastos de envío, como hacen Pixmanía o El Corte Inglés.  Hay que tener en cuenta que el usuario medio español no mira en exceso los gastos de envío, y se centra más en la comparación de precios. Es por ello que muchas marcas los incluyen en el propio precio del producto. Si eres dueño de un negocio y estás pensando en apostar pos esta posibilidad ten cuidado porque no suele haber vuelta atrás. Lo más recomendable es tantear el terreno y elaborar una analítica de resultados mediante una oferta de envío gratis en un corto período de tiempo: semanal, por ejemplo.
  • Envío gratis a partir de un coste determinado: una de las opciones con más peso es el envío gratis a partir de una cantidad específica, dependiente de muchos factores y de la competitividad del producto a vender -es probable que para tomar este tipo de decisiones precises estudiar logística-. Los objetivos de esta clase de políticas comerciales tienen dos objetivos fundamentales: que el pedido medio aumente y para ganar más clientes. En tal caso, si el pedido medio es de 70 euros, pondremos envío gratis a partir de esa cifra.  Así, los usuarios se gastarían 71 euros para ahorrarse los gastos de envío, teniendo en cuenta que el pedido medio es un presupuesto máximo que funciona como barrera mental para los consumidores. Si queremos incrementar nuestra cuota de clientes, podemos darles un regalos de bienvenida, recompensa por ser buenos clientes, etc…No obstante, existen muchas variantes que se deben estudiar y evaluar: hacer Test A/B, y campañas de marketing para comprobar la rentabilidad de implementar cada medida.
  • Envío variable: Los gastos de envío variables no son nada recomendados por los expertos para aumentar los índices de conversión. Veamos: si los gastos aumentan según los productos que se van agregando, el carrito medio bajará, la conversión bajará, el cliente empezará a probar y acabará confundido. Si los gastos de envío disminuyen según los productos, suele suceder  que cuando el cliente no tiene dinero para hacer un pedido grande, no compra y espera a necesitar más productos. Además y como apunte, en la mayoría de las tiendas que tienen gastos de envío variables, los precios anunciados en las condiciones no coinciden con el cálculo que hace el programa. Si el programa determina unos gastos menores, no hay problema, pero si los calcula mayores tenemos un problema grave.
  • Envío fijo: es la opción que mejor aceptan los consumidores, puesto que así saben de antemano cuanto les va a costar el pedido, independientemente de lo que compren, de donde lo envíen, del día de la semana o de la estación en que se encuentre la luna. El problema reside en determinar cuanto están dispuestos nuestros clientes a pagar por los gastos de envío y las estadísticas apuntan hacia una media de 4.99€. Las ventajas de esta opción es que tiene un coste y unas condiciones de mantenimiento muy sencillas desde el punto de vista informático.

En síntesis, no existe una norma general sobre la mejor opción de envío que pueda aplicarse a todas las tiendas y productos. La tendencia es que en España, si el producto tiene poco margen, la opción más rentable la constituya el envío fijo, aunque esto pueda variar según la maduración del mercado, el tipo de producto y muchas otras variables. Es recomendable probar a través de promociones puntales para analizar el incremento de las ventas y el margen de beneficios que generan.

Algunos consejos para ahorrar en los gastos de envío

Existen diversos consejos que puedes seguir a la hora de ahorrar en tus gastos de envío, tanto desde la perspectiva de cliente como desde la de empresario:

  1. La tarifa plana anual beneficia mucho a ambos: Sigue el ejemplo de Amazon y establece una cuota anual que puede pagar el cliente para obtener “envíos gratuitos” durante 12 meses, estudiando cuidadosamente cuánto debería ser para beneficiarte. Por ejemplo, una cuota de 15€ si tu cliente medio compra de la página 3 veces al año. Si no estás seguro de si una cuota mensual sería positive, también puedes ofrecer un descuento determinado en cada envío, como un 30%.
  2. El tamaño sí que importaMantén los paquetes tan pequeños como sea posible. Si tu producto es pequeño, ponlo en una caja acorde a su tamaño, y evita pagar por enviar espacio vacío.Box size matters No pagues por enviar espacio vacío: mantén el paquete de un tamaño adecuado al del producto. Source: Flickr/precid
  3. Ten cuidado con ofrecer envíos gratuitos, ya que podría hacer que los clientes se tomen los pedidos más a la ligera, y encarguen tres pedidos en un mes de un producto cada uno, ya que no tienen que pagar el envío. Es mejor para nuestro margen de beneficios el recibir solo un pedido, de tres productos.
  4. Posibilita opciones de envío urgente para clientes impacientes. De nuevo, la empresa de Jeff Bezos ha sido precursora en este terreno. Pagando un pequeño extra consigues un envío más rápido. Si un servicio normal tarda entre 3 y 4 días, con este pago extra puede tardar 1 o 2. Así se puede ofrecer a los clientes variaciones de precio y de límite de tiempo
  5. Logra tiempo de reacción para la gestión de los pedidos es una parte muy importante del comercio electrónico. Negocia con la empresa de transporte los precios y límites de tiempo. Especifica un tiempo apropiado para hacer el envío, que te permita saber con certeza que el paquete le llegará al cliente. Deja mucho tiempo de margen para no tener que rectificar corriendo si surge algún problema de última hora, y así no te tengas que gastar más dinero en envío urgente.
  6. Apuesta por los envoltorios sencillos y reutilizables, apostando por materiales como el papel de burbujas o las cajas de cartón, que reducirán los gastos de envoltorios considerablemente. Los materiales ligeros te ayudarán, prescindiendo de la tela y de los envoltorios duros.
  7. Cúbrete las espaldas con un segundo transportista, por si acaso el primero no realiza su trabajo de forma correcta o tiene algún problema. Los clientes simplemente quieren su pedido, no les importa cómo llegue a ellos ni la compañía elegida mientras ofrezca buenas prestaciones. 
  8. Toma precauciones con respecto a los pedidos al por mayorCuando queremos enviar muchos productos en un mismo envío, consigue un permiso de envíos al por mayor, y reduce los costes de envoltorio al mínimo. Esto nos permitirá ahorrar en gastos, con un envoltorio más ligero y un manejo específico por parte del transportista.
  9. Piensa bien si una tarifa plana es la major opción para tí. Si trabajas con mercancías más pesadas, lo será, pero si mandas mercancía más ligera, como ropa o tarjetas, es más aconsejable que emplees una tarifa de envíos normal.

Por último, y como dato añadido, otra de las cosas que puedes hacer es invertir en un sistema donde aparecen todos los transportistas, un multi-plataforma. Te permite introducir los datos del envío: código postal de salida, código postal de destino, peso, tipo de servicio… Una vez manifiestes ese paquete, te devolverá el coste del envío según una serie de compañías de transporte, y así puedes tomar la decisión basándote en la información devuelta por el sistema. El sistema también creará una etiqueta con esa información para la compañía que elijas, automatizando el proceso. Esta opción es recomendada para pequeños y grandes comerciantes.

En definitiva, en el mundo de la logística, los gastos de envío no son ninguna ciencia exacta, por lo que lo importante es tu capacidad para analizar los datos y descubrir que opciones son más interesantes para ti.

 
 Share on Facebook Share on Twitter Share on LinkedIn
© Copyright Educacionline - Todos los derechos reservados - Tel.: 902 10 14 10