Tips para optimizar los gastos de envío

12/09/2019

Los gastos de envío son uno de los grandes pilares y problemas en lo que a operaciones logísticas, se refiere. Y es que las decisiones de compra de los consumidores, la organización del flujo comercial de los productos y los incentivos publicitarios se ven influenciados por ellos.

Es por ello que tomar una decisión sobre los gastos de envío asociados al producto (tanto si eres el comprador, como el vendedor) es una parte clave de tu operación. Y en el artículo de hoy queremos hablar acerca de las tipologías que existen y dejaros algunas recomendaciones. Todo ello teniendo en cuenta el análisis del experto Juan Macias, CEO de deMartina.com, consejero de la Asociación Española para la Economía Digital y advisor en varias start-ups.

Principales tipos de gastos de envío 

1. Envío gratuíto: Existe una gran corriente que apoya este punto como incentivo para la compra, partiendo de la costumbre existente en Estados Unidos de poner gastos de envío gratis en todas las tiendas una vez al año. Una tendencia que se conoce como “Free Shipping” y destaca en un país con mucha competencia y consumismo. Eso sí,  implantarla permanentemente es un paso irreversible para los clientes.

El envío gratuito comienza ya a considerarse determinante en las tomas de decisiones dentro de nuestro país y aumenta los porcentajes de conversión de los e-commerce.

2. Por volumen de operaciones: otra posibilidad es la de envío gratis a partir de un coste determinado. Una decisión de lo más importante dentro de la logística. Los objetivos de esta clase de políticas comerciales tienen dos objetivos fundamentales: que el pedido medio aumente y para ganar más clientes.

3. Envío variable: Los costes ariables no son nada recomendados por los expertos para aumentar los índices de conversión. Veamos: si los gastos aumentan según los productos que se van agregando, el carrito medio bajará, la conversión bajará, el cliente empezará a probar y acabará confundido.

4. Envío fijo: es la opción que mejor aceptan los consumidores, puesto que así saben de antemano cuanto les va a costar el pedido, independientemente de lo que compren, donde lo envíen, etc. El problema reside en determinar cuanto están dispuestos nuestros clientes a pagar por los gastos de envío.

Consejos para ahorrar en los gastos de envío

Siguiendo los consejos de Juan Macias, podemos destacar algunas recomendaciones para ahorrar en tus gastos de envío, tanto desde la perspectiva de cliente como desde la de empresario:

  1. Tarifa plana anual: Sigue el ejemplo de Amazon y establece una cuota anual que puede pagar el cliente para obtener “envíos gratuitos” durante 12 meses, estudiando cuidadosamente cuánto debería ser para beneficiarte.
  2. El tamaño sí que importaMantén los paquetes tan pequeños como sea posible. Si tu producto es pequeño, ponlo en una caja acorde a su tamaño, y evita pagar por enviar espacio vacío.
  3. Ten cuidado con ofrecer envíos gratuitos, ya que podría hacer que los clientes se tomen los pedidos más a la ligera, y  hagan varios pedidos en lugar de uno solo
  4. Opciones de envío urgente:  pagando un pequeño extra se puede conseguir un envío más rápido. Esto será ideal para los consumidores impacientes o que necesitan el producto rápidamente. 
  5. Especifica un tiempo de envío de manera apropiada: un tiempo que te permita saber con certeza que el paquete le llegará al cliente. Deja tiempo de margen para no tener que rectificar si surge algún problema de última hora. 
  6. Apuesta por los envoltorios sencillos y reutilizables. 
  7. Ten un segundo transportista, por si acaso el primero no realiza su trabajo de forma correcta o tiene algún problema.

Entradas relacionadas

Copyright © UOC X 2019   Aviso legal   Política de privacidad