20.000 mil palets para Casa Tarradellas

7/03/2013

La Casa Tarradellas ha decidido construir una plataforma logística totalmente robotizada y refrigerada y ampliar su capacidad de almacenamiento en 20.000 palets para dar respuesta a la demanda que tiene del gran grupo de supermercados Mercadona. La inversión en logística le ha supuesto al grupo familiar de alimentación 30 millones de euros.

De esta manera, el departamento de logística tendrá más capacidad para gestionar el almacenaje de productos terminados y materias primas.

El nuevo almacén central de Casa Tarradellas está completamente robotizado y añade una capacidad logística de 20.000 palets, que se suman a los 28.000 palets que el grupo podía almacenar hasta ahora en sus distintas fábricas.

El centro se compone, en realidad, de tres almacenes diferenciados, todos ellos refrigerados y dotados de la última tecnología. Uno está destinado al producto acabado, otro a productos en curso y un tercero para almacenar las materias primas e ingredientes que utilizan las distintas fábricas del grupo.

Con esta nueva inversión, el grupo que preside Josep Terradellas dispone de nueve plantas ubicadas en Gurb, Vic y Olost, en las que trabajan 1.425 personas. La compañía está totalmente verticalizada, una organización de la logística que le permite controlar todo el proceso de elaboración, desde la crianza de los cerdos -su principal materia prima-, hasta el transporte de los productos a los almacenes de sus clientes. Además de poseer sus propias granjas, Casa Tarradellas tiene participaciones en fábricas de pienso y en mataderos y, recientemente, ha ejecutado dos inversiones que han contribuido todavía más a cerrar el ciclo.

Hace tres años, Casa Tarradellas puso en marcha su propia fábrica para elaborar la harina que utiliza en sus pizzas. La harinera costó quince millones y se abastece de trigo cultivado en la propia comarca. Un año después, en 2012, el grupo construyó su propia fábrica de reciclaje de plástico para aprovechar los retales que antes se desperdiciaban en el proceso de envasado de sus pizzas. Tras una inversión de diez millones, estos trozos de plástico se utilizan para volver a fabricar nuevos envases. Sin duda, es un buen caso para estudiar en el curso de logística que iniciamos en breve.

Fuente: Expansión

Entradas relacionadas

Copyright © UOC X 2019   Aviso legal   Política de privacidad