magnify
formats

De la deslocalización a la relocalización

Publicado en 12 febrero, 2014
Compartir

La subida de los costes laborales, los aranceles y el transporte que se ha producido en China ha conducido a que numerosas empresas de nacionalidad española deslocalizaran su producción a primeros del siglo XXI, buscando alternativas en el mercado asiático e incluso volviendo a España.

Las empresas están reubicando los centros de producción en mercados de carácter más competitivo, tanto desde la perspectiva de los costes (India, Bangladesh, Brasil, Costa de Marfil) como de la seguridad y calidad del producto (principalmente en los países de la Europa del Este). La decisión de abandonar la China parece ser un camino sin retorno, según han juzgado diversos analistas. Y los costes de una nueva construcción logística, a miles de quilómetros, pueden ser asumibles y amortizados en un periodo razonable.

Una cuestión de costes

Un hecho histórico que debe estudiarse en cualquier curso de producción es que las empresas españolas buscan mercados que sean más rentables para la fabricación de sus productos, a pesar del bajo coste de la mano de obra en China. Sin embargo, el ahorro no es el único argumento por el que algunas empresas se han lanzado a este proceso de relocalización. Hay empresas que buscan fabricaciones de más calidad y han decidido volver a las infraestructuras de España.

La empresa alicantina de juguetes Injusa es un claro ejemplo de esto. En el año 2004 el 35% de la producción se hacía en China, según comenta el gerente, Luis Berbegal. Sin embargo, en octubre de 2010 cambiaron de opinión y volvieron a producir en España, si bien depende mucho de qué tipo de producto se fabrique.

Seguir a la marea

Hace algún tiempo fabricar en China suponía una ventaja de cara a los clientes. Producir en España era sinónimo de ser muy caros. Sin embargo, muchos de sus competidores se habían ido a producir allí. Las ventajas eran increíbles. Los sueldos rondaban el dólar al día. El Gobierno de China había fomentado la inversión extranjera y el entorno era enormemente favorable.

Sin embargo, las cosas han cambiado ahora mucho. Muchas de las empresas competidoras han cerrado y otras han vuelto a sus países de origen o a buscar otros mercados. La obligación de toda empresa es adaptarse a los cambios y mantenerse viva.

 
Etiquetas:,
 Share on Facebook Share on Twitter Share on LinkedIn
© Copyright Educacionline - Todos los derechos reservados - Tel.: 902 10 14 10