Iniciativas verdes en Logística

11/02/2015

Cada vez son más las organizaciones que se apuntan a la logística verde. Este tipo de iniciativas buscan transforman las estrategias de logística, los procesos, la distribución, etc. Para convertirlos en más racionales con respecto al medioambiente y haciendo un uso más eficaz de los recursos. Esta tendencia es hacia lo que se están dirigiendo las empresas actualmente, apoyados por iniciativas gubernamentales. Los elementos más importantes de la logística verde son el almacenaje verde, el reciclaje de desechos, el procesamiento, el transporte ecológico y el uso de materias primas y en su desarrollo intervienen el público, las empresas y el gobierno, tres fuerzas que impulsan su desarrollo.

La logística verde intenta buscar solución a los problemas que causan los procesos logísticos al medio ambiente. Por ejemplo, el transporte ejerce un impacto negativo por el uso de combustibles que emiten dióxido de carbono y contaminan. También en la distribución, provocando caos vial. En el almacenamiento de productos como pesticidas que con el tiempo pueden deteriorar el ambiente.  En el empaquetado, cuando se usan materiales que tienen un proceso de degradación difícil que afectan al ciclo biológico. En la carga y descarga se pueden producir también impactos negativos en el medio ambiente como la generación de desechos excesivos o el desperdicio de materiales.

Las principales iniciativas de logística verde intentan por ejemplo que el transporte reduzca sus emisiones, que las rutas sean más cortas entre los puntos de distribución, que los equipos estén cuidados y se les haga puesta a punto periódicamente para evitar que pierdan aceite, etc. También en el almacenamiento, se intenta que la infraestructura sea buena para que mover las mercancías sea fácil, que la iluminación de almacenes sea con paneles solares por ejemplo, etc. En cuanto al empaquetado, se intenta usar poco material para hacerlo o usar materiales que sean biodegradables. Asimismo, se hace énfasis en el reciclaje de desechos con el fin de ser reutilizados.

Son dos las grandes áreas de trabajo en logística verde: lograr una mayor eficiencia energética y reducir el impacto negativo en el medio ambiente. Para ello, es necesario que las regulaciones ambientales extranjeras cumplan con los mismos estándares para que, en las exportaciones, se cumpla correctamente con el objetivo.

La huella de carbono de la logística se determina por los gases de efecto invernadero que se emiten por las actividades de almacenamiento, distribución, transporte y abastecimiento de los productos. La huella se calcula midiendo todos los puntos de la cadena logística para poder así encontrar las potenciales eficiencias internas y externas que harán posible que se disminuyan las emisiones y que se mejoren los procesos.

Impacto de la logística verde en Europa

La logística verde en Europa se ha visto impulsada por tres motivos importantes que a su vez, son las razones que llevan a las empresas a interesarse en sus procesos: la logística verde mejora las relaciones con clientes, mejora también las relaciones públicas con la comunidad y reduce costes de combustible. Además, se empieza a desarrollar una consciencia mayor por el aspecto ambiental y el impacto negativo de cada tarea logística. Por ejemplo, en algunos países, un 85% del total del carbono emitido se produce gracias al transporte de carga. Este otro dato también es impactante: cuatro litros de petróleo gastado por un motor producen 11 kilogramos de carbono que contaminan la atmósfera. Es por tanto una gran responsabilidad para las empresas logísticas, tomar acción para respetar el medio ambiente.

En Europa se está avanzando con mucha rapidez en estos temas, de hecho ya se está pensando implementar etiquetas de productos con información de la huella de carbono que estas generan. El 64% de las empresas de Europa tiene proyectado incluir en sus estrategias temas ambientales, el 60% ya mide sus emisiones y muchas tienen programas activos de gestión del impacto medio ambiental y aumentar la eficiencia energética. La preocupación por la logística verde también se hace presente en Estados Unidos, donde un reciente estudio demostró reducciones de hasta el 28% en emisiones de CO2 a la atmósfera gracias a las mejoras en procesos de transporte y además, una reducción de gastos del 4% para beneficio de las empresas que implementaron dichas mejoras. Algunas de ellas, por ejemplo, pueden ser el uso de vehículos de carga menos contaminantes y más económicos que usen menos combustible por cada unidad de transporte, el uso de vehículos de tipo híbrido o eléctrico o vehículos como los promovidos por el proyecto Electromovilidad que combina motores de combustión con elétricos, etc. Además, en el ámbito de la carga y descarga, el factor humano y la capacitación del personal de trabajo es otro de los puntos clave de mejora.

A nivel mundial, de acuerdo al Foro Económico Mundial, la industria de la logística es la responsable del 6% de emisiones de gases de efecto invernadero por lo que contribuye fuertemente a la toxicidad de todo el mundo; razón suficiente para poner mayor atención a estos temas.

En nuestro país se está poniendo mucha atención a estas iniciativas y se están dando algunas que realmente son muy importantes. A continuación evaluaremos algunas de ellas.

Iniciativas de logística verde

Un caso particular de esfuerzo por llevar a cabo procesos logísticos más comprometidos con el medio ambiente es por ejemplo el que ha protagonizado la empresa Fedex. Su compromiso es el de conectar distintos puntos del mundo de manera más responsable y para ello se ha comprometido con reducir para el año 2020 la emisión de aviones en un 30 por ciento; asimismo, en cuanto a la eficiencia de la energía en vehículos pretende que esta aumente en un 20% aumentando el uso de fuentes alternativas y la adquisición de créditos de energías renovables a nivel local.

En España, por ejemplo se espera que queden prohibidas las bolsas de plástico para el próximo 2018, según el calendario del Ministerio de Medio Ambiente.  Entre las iniciativas privadas, empresas como Linde ha empezado a utilizar carretillas diésel que son más ecológicas y emiten un 83% menos partículas de lo que actualmente exige la directiva europea; esto reduce un 39% las emisiones. También en Madrid se inicia el proyecto europeo de reparto de mercancías bajo un sistema eléctrico. Se trata de un proyecto piloto que involucra al Ayuntamiento de la capital y a empresas como Seur, la EMT de Madrid y Renault.

Otro ejemplo de sostenibilidad logística es el protagonizado por LIDL con su plataforma logística en Murcia en Lorqui que ya ha sido reconocida con el certificado de “Green building council España” que acredita que su diseño y construcción cumple con los requerimientos de sostenibilidad medioambiental. La plataforma alemana cuenta con 40.000 metros cuadrados y ha supuesto una inversión de alrededor de 35 millones de euros.

También se impulsan proyectos de investigación como el que intenta crear plásticos biodegradables para la parte interior de los camiones de transporte. Las investigaciones son llevadas a cabo por seis pymes, entre ellas, dos españolas y cuatro europeas y el fabricante Renault Camiones dentro del marco del proyecto europeo Naturtruck. El material biodegradable que se usa es procedente de almidón de maíz y es proporcionado por el consorcio europeo de material biodegradable.

Otras empresas como Mahou o San Miguel han generado alianzas para reducir sus emisiones. Para ello han diseñado un plan que intenta minimizar las emisiones hasta en 1300 toneladas anuales. Existe un plan REDD+ (Reducción de Emisiones Derivadas de la Deforestación y la Degradación forestal) que intenta conservar y gestionar de manera sostenible el CO2 en la Amazonía. Mahou y San Miguel intentan de esta forma minimizar su impacto en el medioambiente con esta iniciativa de prevención de la deforestación de miles de hectáreas de selva virgen.

Entre otros grandes avances, el año pasado se desarrolló en España un simulador cuya finalidad es medir las emisiones del transporte por vía terrestre. Este invento fue desarrollado en la Escuela técnica Superior de Ingenieros Industriales de la Universidad Politécnica de Madrid y ya ha sido aplicado a España en diversos escenarios. Según el estudio nacido a partir de esta iniciativa se ha podido identificar cuáles son las principales causas que influyen en las emisiones. De cara al futuro, se sabe que la relación entre los vehículos de gasóleo y gasolina y la edad del parque son los factores más determinantes en las emisiones de óxidos de nitrógeno. Por su parte, en la emisión de CO2, la velocidad de la circulación en autopistas y la cilindrada de los vehículos utilizados para el transporte de las mercancías, son los dos factores que más incluyen y en los que se debe incidir de cada a los próximos años.

Si te interesa la logística verde, consulta el curso logística integral.

Entradas relacionadas