magnify
formats

La importancia de la nueva logística en las empresas tecnológicas y de nueva creación

Publicado en 16 noviembre, 2014
Compartir

 

Como ya sabemos, la definición de logística va unida al conocimiento o proceso organizativo para conseguir la buena marcha en la distribución de productos y servicios,  acorde a unos tiempos que van desde la recogida, asistencia, gestión  de costes y envíos para tratar de realizar el proceso en el menor tiempo posible.

Así pues, el área de logística de las empresas ha logrado posicionarse como un proceso global integrado, que permite una mayor y mejor administración desde el punto de vista estratégico de la movilidad y almacenamiento, tanto de la producción como de los materiales para la consecución de una distribución y comunicación eficaz, desde la salida del producto hasta la recepción por parte del cliente.

La mejora y tecnificación de la logística nos lleva a incrementar valores como la productividad en la empresa, la competitividad entre organizaciones y otras como la rentabilidad y la coordinación de factores, que permiten una planificación interna en la empresa y una planificación externa con respecto a los agentes (proveedor, transporte, cliente…) inmersos en los procesos integrales de distribución en la logística.

Pero no siempre las empresas han estado tan interesadas en la logística como en la actualidad,  ni sus actividades en el ámbito de la distribución han sido tan complejas y técnicas, debido a que actualmente la competencia y los tiempos en el trato con el cliente son muy importantes. Inicialmente la logística era tratada como un mero elemento en la movilidad de los productos, atendiendo a las variables de coste, tiempo y movilidad.

De esta manera podemos segmentar en varias etapas en la evolución de la logística como motor principal en las empresas:

1) A partir de los años cincuenta se ha caracterizado por una primera etapa de conceptualización, con un énfasis en el análisis de costes de estas operaciones y la comprensión del grado de interrelación con otras tareas que suponía su despliegue.

2) En los años sesenta, la importancia se situó en los mecanismos de medición que buscaban el perfeccionamiento de los sistemas y, por tanto, su optimización.

3) Durante la segunda mitad de los años setenta, la irrupción de las crisis impulsó decididamente esta labor logística, dada la consideración de los modelos de la gestión de riesgos de aprovisionamiento y distribución, todo ello complementado por el respaldo de los sistemas de computación.

4) En los últimos años de la década de los ochenta impacta de lleno el desarrollo tecnológico, incrementando en los perfiles del sistema de distribución clásico la gestión telemática, el control de lotes, impulsando un avance sin precedentes en esta área. En los años noventa el enfoque vira desde adentro hacia afuera, considerando importantes esquemas de segmentación, de expectativas de los clientes, de canales virtuales con mayores funcionalidades, etc.

De la misma forma, se puede generar un análisis de las diferentes fases por las que evoluciona la logística dentro de las organizaciones, es decir:

  • Una fase inicial, donde la logística es considerada, a partir de la variable comercial conocida por distribución, como una función subsidiaria, dado que existen otras grandes áreas funcionales, y se busca la consecución de costes bajos en la producción, que faciliten la captación de mercado. En este sentido, la imputación de los costes de la logística no es casi nunca medible, ni prioritaria.
  • Fase de sinergia, en la que surgen requerimientos de coordinación entre las diferentes áreas de actividad del sistema técnico, tratando de optimizar la vertiente de los costes totales, de tal forma que la sincronización aparece como un valor en los procesos de creación de estructuras rentables. Este enfoque posiciona la logística como una unidad propia de coste-beneficio, que en algunas organizaciones, incluso ostenta una figura jurídica independiente.
  • Fase de sistemas de integración, donde surge con fuerza el concepto de cadena de suministro como proceso medular de la moderna distribución, estableciendo un mecanismo ágil de ajuste ante el comportamiento de la demanda, facilitando una mejor gestión de funciones, recursos, responsabilidades, etc.
  • Fase de ampliación, en la que se entrelaza la visión externa de la organización, encadenando los sistemas de otros agentes (proveedores y clientes), sobre todo con niveles sincronizados de conexión en tiempo real, que permiten la consecución de sinergias derivadas del establecimiento de planes comunes de actuación en todo el proceso o cadena logística.

En este argumento general, es evidente pensar que la importancia de la logística viene dada por la necesidad de mejorar el servicio a un cliente, su atención y satisfacción, profundizando en el desarrollo de las fases de análisis del mercado y distribución, bajo un perfil de dimensionamiento de los costes. Así, entre otras actividades, la dirección logística en una empresa se puede caracterizar por las siguientes líneas de trabajo o responsabilidad como el desarrollo de capacidad en líneas de producción, alta eficiencia de producción y una política de reducción de inventarios (stocks), que ha beneficiado enormemente aunque con altibajos en la mejora o incremento de la competitividad y rentabilidad, en las labores de optimización en el ámbito directivo y técnico en el contexto global y la adecuada integración y coordinación óptima de todos los factores que influyen en la decisión de compra, a saber, calidad, precio, empaquetado, mantenimiento, etc.

La logística es la sección de las empresas u organizaciones que ha contado en general,  con menor interés por parte de los mandos y analistas empresariales, que suelen centrarse en otras áreas donde poder innovar más y gestionar el cambio en el entorno actual.

Sin embargo en los últimos años, o décadas, observamos el surgimiento de empresas de ámbito global, como Amazon, Alibaba u otras plataformas de ventas y contacto directo con el cliente en las que la base del buen funcionamiento del negocio y la reducción de costes es precisamente el tema que tratamos, los procedimientos logísticos y la eficiencia en la distribución.
No es sin embargo la logística tradicional lo que atrae a los nuevos consultores y estrategas empresariales en el asesoramiento y gestión de labores de logística, sino la puesta en funcionamiento de nuevos valores y atributos en las cadenas de distribución de las empresas.

Pensemos si no en los ejemplos arriba mencionados: ¿Qué hacen de Amazon o Alibaba ser líderes únicos en el mercado de gran distribución a nivel internacional? La organización.
Aunque pueda parecer sencillo, la introducción, mantenimiento y buen funcionamiento de los procedimientos logísticos que describimos se basan en la asimilación y adaptación de los sistemas de otras empresas semejantes, como son las empresas de mensajería (pensemos en Fedex a nivel internacional o Seur en Europa) en las cuales el tiempo, la organización, seguimiento y control además de la calidad en atención al cliente es fundamental.

La introducción de tecnologías TIC y sistemas en el área logística ha supuesto una auténtica revolución en el mundo empresarial debido a que es precisamente la logística, junto a las comunicaciones, transportes y similares, la que incrementa o reduce la competitividad y productividad de un país, de ahí que desde las instituciones se fomente el uso y cambio tecnológico hacia herramientas de gestión empresarial permitan operar con una mayor eficiencia.

El desarrollo de los procesos logísticos, dada la complejidad actualmente de éstos, necesitan de un uso intenso, amplio y efectivo de las nuevas tecnologías, desde los más sencillos hacia los más complejos, como puedan ser ordenadores, redes, códigos de barras, tecnología de captación de información, tecnología de intercambios tecnológicos de datos; las cuales permiten, no solo la coordinación adecuada de las actividades, sino también la consulta de un usuario del sistema para conocer la situación del proceso en tiempo real. De esta manera, en el ámbito logístico de la empresa los directivos cuentan con una importante accesibilidad a la información, tanto a nivel de las transacciones, como de los indicadores de control, y además todo ello enmarcado en una tendencia, cada vez mayor, de un control en tiempo real de forma online, por parte de los directivos sobre el estado del sistema logístico.

Todas las funciones de las tecnologías de la información facilitan actualmente la articulación de un contexto de integración de los sistemas informáticos, tanto de los pedidos de los clientes como de las perspectivas de demanda, planificación de la producción, compras, facturación, control de inventarios, costes y ventas, etc.

Profundizando en este planteamiento, la gestión de las actividades que la logística coordina necesita del empleo de un software complejo y específico, que gestione la información orientada a la toma de decisiones mediante la aplicación de “algoritmos inteligentes”, que permiten una búsqueda de opciones más interesantes.
De hecho, todo este creciente interés por la mejora en la logística ha permitido que aparezcan empresas y formación independientes y especializadas dedicadas al asesoramiento y puesta en marcha de procesos logísticos, y ha provocado que crezca la demanda para estudiar logística online en medianas y grandes empresas, ya para estas empresas  es importante para alcanzar unos niveles de conocimiento mínimos y poder equipararse al mercado.

Por señalar la importancia de la logística y el volumen que ostenta, decir que sólo en Europa más de 15 millones de personas están empleadas en este sector, y representa alrededor del 11% del PIB medio comunitario (1 millón de empleos y el 7% del PIB si nos situamos en España).

Desde el sector público, diversas instituciones y centros de conocimiento como el Gobierno o las universidades están impulsando proyectos interesantes y destacados para envolver e incrementar los valores. En este sentido, una de las iniciativas recientes más interesantes para nuestro caso en cuestión es el nuevo plan de reindustrialización y fortalecimiento de la industria española, del Ministerio de Industria y Energía que, en uno de sus apartados, pone en valor las secciones de logística y transportes-comunicaciones como uno de los sectores en auge y estratégicos para la recuperación económica y mejora empresarial. Para ello cuentan con asesores independientes y grupos de consultoría que asesoran e informan acerca de los diferentes modelos de logística implantados en la Unión Europea, y realizan planes estratégicos de logística.

Sin dejar atrás a las pequeñas y medianas empresas, que seguramente hayan sido las últimas en incorporarse a esta revolución en la planificación de la distribución y comunicación, el desarrollo tecnológico y el abaratamiento de éste junto a la expansión de las nuevas modalidades y programas, ha hecho que todas las organizaciones puedan acceder a los beneficios del área logística.

Una de las tecnologías implementadas y con mayor éxito en los sistemas de logística es el software de gestión para la empresa ERP (Enterprise Resource Planning), que se componen de diversos programas, aunque todos con módulos propios en Logística y Ventas. Para las empresas pequeñas ha sido posible la extensión en la aplicación y uso de las tecnologías en red, como las “nubes de datos”, que permiten poner en contacto a varios agentes, facilitando la planificación logística, de ahí la necesidad cada vez mayor de adquirir conocimientos en logística mediante las nuevas tecnologías, y formarse y estudiar logística, que permite una adecuación y preparación para los procesos descritos.

Es también vital para ciertos sectores de empresas el rastreo y control de la mercancía, sobre todo en organizaciones cuyas mercancías y stocks están paletizados.  Existen también sistemas autónomos con los cuales se optimizan todas las partes de los procesos, incluso la carga y descarga con la inclusión de brazos mecánicos inteligentes, reduciendo así sustancialmente el número de problemas e incidencias originadas.

Tal y como dijimos inicialmente en el artículo, la base del éxito de las grandes empresas de distribución virtual es la eficiencia de su sistema logístico, que les permite gestionar mejor y más rápido los plazos de entrega y reducir los tiempos desde la petición del cliente hasta el envío de la mercancía, además, claro está, de reducir sustancialmente los costes y una mayor optimización y relación de los centros de distribución, redundando en una mejora en la calidad y buen servicio (imagen de marca) por parte de la empresa.

Podemos decir que la tecnología es hoy no sólo un factor clave para la logística, sino el elemento que le hace distinguirse de la logística tradicional y de otras áreas empresariales que hasta ahora contaban con mayor atención, que implementa procesos y gestiona la distribución y control de los productos de almacenaje de una forma más eficiente, barata y segura, y que para algunas empresas este hecho de diferenciación de sus procesos logísticos son la base de su negocio, un rasgo distintivo y competitivo frente al resto de compañías.

 
 Share on Facebook Share on Twitter Share on LinkedIn
© Copyright Educacionline - Todos los derechos reservados - Tel.: 902 10 14 10