Logística inteligente, un servicio enfocado al consumidor

17/07/2018

Los consumidores de la actualidad demandan, cada vez servicios más personalizados, adaptados a su ritmo de vida y a sus horarios. Es por ello que la logística inteligente ha venido para quedarse y para ayudar a las empresas del sector a dar respuestas optimizadas a las demandas de sus clientes.

Se trata de poder entregar los encargos en el menor tiempo posible, menos que la competencia, cumpliendo con un servicio optimizado y de calidad y con seguir que los clientes queden satisfechos. Y, para ello, la logística inteligente servirá de gran ayuda.

De esta manera, para poder seguir un servicio de logística inteligente, 4.0, o Smart logística las organizaciones deberán reciclarse a nivel tecnológico, consiguiendo crear una cadena de suministro centrada en el consumidor. Además de  digitalizar todos y cada uno de los pasos de la misma.

¿En qué consiste la logística inteligente? 

Ahora bien, todavía no habíamos hablado de qué significa en realidad el término logística inteligente,  y se trata de un servicio que se enfoca en el Internet de las cosas.  Basando sus procesos en sensores, procesadores y distintos protocolos de comunicación para ofrecer un servicio de lo más personalizado a los consumidores.

Dicho de otra manera, utiliza una interconexión, y la apertura de nuevas interfaces y de algoritmos para garantizar la producción más personalizada, y una gestión de envíos más eficiente y adaptada a la demanda. Y, todo esto, consiguiendo una reducción en las existencias  y en los costes, y optimizando las rutas y la geolocalización, y el conocimiento de la ubicación de los clientes. 

En definitiva, consiste en conseguir cadenas de suministro inteligentes gracias a la digitalización de todos los procesos. Una apertura a las nuevas tecnologías que llevan al sector del transporte y la logística a optimizar sus recursos.

¿De qué otras tecnologías se sirve la logística inteligente

Pero, además del Internet de las cosas, la logística 4.0 hace uso de otro tipo de tecnología, como el Big Data que permite crear rutas optimizadas basadas en la información de la nube. Evitando atascos y escogiendo las zonas más rápidas. Todo esto gracias al análisis de millones de datos.

La tecnología blockchain que ayuda a reducir plazos, y costes adicionales, así como errores humanos… La impresión 3D (que reduce el número de inventarios, posibilita el hecho de ofrecer una disponibilidad global y a largo plazo, conseguir un coste cero del transporte y entrega inmediata) y el diseño de nuevos robots (que permiten la automatización de las operaciones dentro de las funciones de almacenaje, manipulación y preparación de pedidos) son otras de las tecnologías que están revolucionando el sector.

También se está trabajando en puede los drones, vehículos autónomos, la logística de última milla, taquillas inteligentes o incluso almacenes aéreos. Todo ello buscando reducir los plazos de entrega al máximo (incluso de un día) y conseguir servicios de la mayor calidad posible.

 

Entradas relacionadas