magnify
formats

Producción y calidad: dos elementos que deben ir de la mano

Publicado en 7 mayo, 2016
Compartir

La exigencia actual del mercado llega a la logística, cuya misión se ha convertido en la de dar un servicio de excelencia al cliente, apoyando los esfuerzos de producción de la empresa. La eficiencia de los procesos de producción son la clave para el posicionamiento de cualquier empresa, algo que es únicamente posible cuando se alcanza un alto nivel de calidad en el servicio ofrecido.

Es este el motivo que justifica el tema de hoy: por qué producción y calidad son elementos que deben ir siempre de la mano.

La calidad en la producción

La gestión eficiente del proceso de producción trae consigo varias consecuencias positivas, como por el ejemplo, una mayor capacidad de flexibilidad, unos costes reducidos y un producto de mayor calidad. Tener estos dos conceptos muy de la mano conlleva a las empresas a ajustarse a los requerimientos de los clientes y a organizarse de manera más comprometida. La calidad es sinónimo de entrega de productos que funcionan correctamente y es la clave para tener competitividad en el mercado actual.

Los objetivos de calidad total

El modelo de calidad total nace en Estados Unidos, gracias a Malcolm Baldridge. Los objetivos de este modelo son básicamente 3; la satisfacción de los clientes, la fidelización de estos y la ganancia de cuota de mercado gracias a la mejora de la productividad. Es importante entender que esta relación de la producción con la calidad puede medirse gracias a varias medidas de progreso, entre las cuales se encuentra la mejora de la productividad y los resultados financieros.

En el mismo modelo de calidad total, pero en su vertiente europea, se integra la gestión basada en los hechos. Además, se habla de un cultura de mejora, de aprendizaje continuo y de benchmarking, como técnica para lograr innovar y así, aportar siempre algo nuevo, un valor añadido al producto final.

El papel del líder

El liderazgo en el contexto de la producción y la calidad, es muy importante, porque permite que se mantenga una coherencia en los objetivos. Los líderes son los encargados de desarrollar la cultura de la organización, dirigir los recursos y revisar que los esfuerzos guíen a la empresa hacia la excelencia. Esto, sumado a una orientación por resultados (muy común en el modelo EFQM) son las claves del éxito en la gestión actual de empresas.

Los modelos de calidad total se mueven siempre en el binomio calidad y producción como dos pilares que se complementan y que se retro-alimentan. Un producto de calidad creciente, que tiende a la excelencia, es el objetivo que deben perseguir todas las empresas actualmente.

Si te gusta la logística y los temas de producción y calidad, procesos y gestión, no te pierdas nuestras próximas publicaciones.

 
 Share on Facebook Share on Twitter Share on LinkedIn
© Copyright Educacionline - Todos los derechos reservados - Tel.: 902 10 14 10