magnify
formats

¿Sabes de donde proviene la higiene industrial?

Publicado en 26 junio, 2016
Compartir

La higiene industrial es la ciencia que se dedica a prevenir los peligros de enfermedades producidas en el trabajo. Reconoce, evalúa y controla los agentes ambientales que pueden aparecer en el trabajo y causar enfermedades, pero no solo eso, si no también los posibles causantes del deterioro de la salud, ataques al bienestar de los trabajadores o factores que puedan incidir negativamente en la eficiencia del trabajo.

De la anterior definición podemos destacar 3 procesos importantes: el reconocer los potenciales problemas que se pueden generar en el entorno laboral, el evaluar dichos riesgos para darles una magnitud y luego, una prioridad y el control de dichos riesgos, es decir, la puesta en marcha de una o más actividades para reducirlos y así evitar sus posibles efectos.

La higiene industrial, como puede intuirse, empezó reconociendo los peligros y se ha ido enriqueciendo poco a poco con el paso de los años y la mayor profesionalización. Hoy en día, se trata de un aspecto de gran relevancia en nuestra sociedad, un sector en crecimiento. A continuación, veremos cómo ha ido creciendo la higiene industrial desde sus raíces que se encuentran en la antigüedad.

La historia de la higiene industrial

Desde la antigüedad, se tienen datos que apuntan a que Platón ya había elaborado algunas descripciones de enfermedades producidas en la minería. Asimismo, Hipócrates en el siglo IV identificó el peligro del plomo. Más adelante en la historia, en el año 1473, se creó la que hoy se considera la primera publicación de higiene industrial, un folleto que hablaba de enfermedades ocupacionales y lesiones de los trabajadores.

Más adelante, en Italia, el padre de la medicina industrial, el señor Bernardino Ramazzini, describió un total de 54 enfermedades laborales. Ramazzini luchó duramente para conseguir popularizar la idea de que la medicina del trabajo se debía llevar a cabo en el mismo lugar de trabajo y no en el consultorio.

Más adelante, con la Revolución Francesa se establecen las primeras corporaciones de seguridad para los artesanos, que en aquella época eran la base económica de la sociedad.

La revolución industrial

Hasta entonces, podemos ver una evolución constante pero no tan rápida como la que llegó con la revolución industrial. Esto marca el inicio de la seguridad industrial gracias a dos factores:

– La aparición del vapor.
– La mecanización de la industria.

Rápidamente empezaron a aparecer enfermedades laborales y accidentes. Se registraron cifras muy sorprendentes en aquella época: porcentajes que alcanzaban a la mitad de los trabajadores de las fábricas morían alrededor de los veinte años en 1871. Las condiciones de trabajo eran pésimas y los accidentes no hacían más que aumentar. En 1833 empezaron las primeras inspecciones, pero las mejoras como consecuencia de dichas inspecciones no se concretaban. La legislación era aún básica, por ejemplo, en aquellos años, solo se regulaba la edad mínima de trabajo, que limitaba la entrada de niños a las fábricas. Sin embargo, con los problemas llegaron las primeras soluciones reales.

En Estados Unidos, por ejemplo, aparece la figura de los inspectores industriales o de las fábricas en 1867 y en 1877 se promulgó la primera ley que obligaba a resguardar las máquinas peligrosas.

La creación de la OIT

Inglaterra, tierra industrial por excelencia, desde principios del siglo XIX, el gobierno comenzó a preocuparse por las condiciones laborales. La preocupación nació a raíz de un incendio en Irlanda, en un barrio de talleres de confección textil que se llevó consigo 600 vidas. El parlamento se puso manos a la obra y promulgaron en 1833 la ley sobre las fábricas, primer interés real del gobierno por estos temas.
La Organización Internacional del trabajo (OIT) fue creada en 1919, como parte del Tratado de Versalles que puso fin a la Primera Guerra Mundial. La Constitución que se creó contenía ideas ya experimentadas en la AIPIT o Asociación Internacional para la Protección Internacional de los Trabajadores, fundada en Basilea en 1901. El terreno estaba ya listo para la creación de una institución como esta.
La OIT fue un paso muy importante en la higiene industrial, porque facilitó la mejora de la regulación y ayudó a aumentar la consciencia general sobre este tema.
Actualmente, se ha evolucionado mucho pero se sigue trabajando para la excelencia en la higiene industrial, cubriendo así todos los aspectos que tienen riesgos para las personas (ruidos, vibraciones, radiaciones, etc.)
 
Etiquetas:
 Share on Facebook Share on Twitter Share on LinkedIn
© Copyright Educacionline - Todos los derechos reservados - Tel.: 902 10 14 10