Tendencias en logística marítima

El transporte marítimo representa un 80% del total del volumen de comercio a nivel mundial según datos recientes de UNCTAD. Su importancia es tal que de su desarrollo futuro depende la evolución de todo el sector logístico y ya se empiezan a observar algunas tendencias:

En camino hacia una logística integrada

El futuro del comercio internacional, según los expertos, se definirá, especialmente por una logística integrada determinada por la evolución de las redes de intercambio y las estructuras de logística, tanto a nivel local como internacional. Es justamente la evolución de las redes y las estructuras lo que indica este cambio que se está dando de manera veloz en todos los países para los cuales su desarrollo de hoy será la ventaja competitiva de su futuro a largo plazo. La creación de nuevas infraestructuras como las plataformas logísticas recientemente inauguradas en España, son un reclamo para todo tipo de entornos empresariales y generan además, miles de puestos de trabajo cada año. La modernización de los espacios, la reducción del coste del transporte y la rapidez son algunas de las metas a conseguir.

Si bien el transporte marítimo tiene la predominancia en el mundo de la logística, los principales puertos no pueden sobrevivir sin el soporte del resto de sub sectores logísticos como el terrestre y el aéreo, es decir, para hacer un transporte de la fábrica al barco, hace falta el despliegue logístico de otros medios lo cual implica la necesidad de potenciar los sistemas de transporte multimodales. Estratégicamente, la logística integrada pretende tener una visión más amplia del negocio concebido de una manera menos individualizada y más conectada que nunca.

La preponderancia de Asia

Los datos más recientes de flujo marítimo mundial sacan a la luz una realidad que afecta directamente a España: el peso del comercio intra europeo ha disminuido notablemente a favor de las rutas de mercadería inter continentales, especialmente con Asia. Casi todo este comercio va por mar, por tanto, las instalaciones portuarias deben prepararse para este nuevo escenario. Es necesario desarrollar redes transeuropeas con canales de comunicación que pongan la vista en zonas emergentes y consolidadas alrededor del mundo.

La posibilidad de nuevas rutas para la reducción del tiempo como las árticas, la ampliación del canal de Panamá y el canal de Suez, así como la ruta transiberiana y los landbridges de Nicaragua, México y Panamá, son algunas de las iniciativas que también podremos observar en el futuro próximo.

Nuevas formas de energía

El combustible necesario para llevar a cabo el transporte marítimo es el principal gasto que las empresas de logística deben afrontar. Por este motivo, muchas organizaciones han empezado a poner atención a los motores más eficientes y al uso de combustibles alternativos como el gas natural; de hecho, en Estados Unidos, el gas natural licuado es ya el principal combustible de buques utilizado. Una de las razones que también ha hecho posible este cambio es el aumento de la consciencia medioambiental y la mejora de la técnica para la extracción del gas. En Estados Unidos, además, cuenta con importantes reservas de gas natural licuado, alcanzando en 2013 el mayor nivel de producción de dicho combustible. Empresas como Crowley Maritime o Matson han empezado ya a hacer uso de él. El principal beneficio del uso de gas natural licuado para las empresas de logística marítima es que permite hacer recortes de emisiones a la atmósfera, ya que prácticamente elimina las partículas nocivas y reduce el óxido de azufre y el óxido de nitrógeno. Al pasar de combustible convencional a gas natural licuado, se reducen en 30% las emisiones de dióxido de carbono, lo que beneficia además a aquellas zonas costeras que se presentan como ecológicamente sensibles.

Por otra parte, la tecnología se pone al servicio de la logística marítima con el desarrollo de nuevos dispositivos de sondas para los tanques de combustible. La empresa Nippon Yusen Kabushiki Kaisha, en colaboración con Semco Ltd. Y Monohakobi Technology Institute diseñó un dispositivo llamado “Honesty” que sirve para aumentar la precisión en la medición del líquido que se almacena en los tanques de los buques de carga; así, se consigue mejorar el consumo. El proyecto ya fue aprobado y la tendencia que se espera es que se siga profundizando en investigaciones de este campo.

La situación de España en la logística marítima

España ocupa un puesto importante en la logística marítima, entre otras razones por su especial situación geográfica ya que cuenta con 8.000 kilómetros de costa al estar rodeada casi totalmente por el mar. Además, al tener salida al océano Atlántico y al mar Mediterráneo, cubre muchas de las más importantes redes marítimas de logística internacional. Por vía terrestre, tiene una buena conexión con Europa, de forma que puede combinar el transporte marítimo con el terrestre, llegando a países muy importantes en importación y exportación como Alemania y Francia. Es por todo ello que España es reconocida mundialmente en logística y en consecuencia, uno de los países creadores de tendencias internacionales en este sector. España ocupa el onceavo lugar en tráfico de contenedores y es la tercera nación de Europa en este sector.

Hasta el 2013, España contaba con 5 de los 125 puertos más importantes del mundo: el puerto de Valencia, el puerto de la Bahía de Algeciras, el puerto de Barcelona, el puerto de Las Palmas y el puerto de Bilbao. El puerto de Valencia ocupa el puesto 30 en el ranking mundial y es el más importante de España y el Mediterráneo, además de ser el quinto en relevancia en toda Europa. Su ubicación es una posición geoestratégica y en 2013 llegó a mover hasta 50 millones de toneladas de mercancías de contenedores. El de Algeciras por su parte, es el segundo en el Mediterráneo y ocupa el puesto 34 en el ranking mundial. Según datos oficiales, este año 2015 podría llegar a superar el volumen de toneladas en contenedores que mueve el puerto de Valencia, gracias a un crecimiento del 20% registrado recientemente. El puerto de Barcelona destaca por ser escala en cruceros y ocupa el puesto 77 en el ranking mundial. Este puerto es el primero en pasajeros y tiene una importante actividad comercial. El puerto de las Palmas se sitúa en el puesto 95 y es un puerto de escala importante de rutas con América. Además, destaca por ser un punto importante para el avituallamiento de buques. Finalmente, el puerto de Bilbao, en el golfo de Bizkaia, conecta América del Norte y Europa del Norte con España y ocupa el puesto 125 en el ranking mundial. Los principales puertos españoles del Mediterráneo son los centros de comercio marítimo de Europa hacia Asia y África.

Los primeros puertos del mundo en el ranking mundial son Shangai y Hong Kong, ambos en China y el de Singapur, por lo que se puede entender el crecimiento del tráfico marítimo en las rutas orientales como principal tendencia para los años venideros. Tras estos dos grandes puertos, vienen aquellos pertenecientes a los Estados Unidos, Alemania y Holanda.

Con todo esto, se puede pensar que la situación es, ya de por sí, bastante positiva; sin embargo, existe una fortísima competencia en el sector logístico y cuando a esta realidad se le suma la actual crisis económica mundial, los puertos españoles obtienen resultados similares a los obtenidos en el año 2007. Las previsiones del Consejo de Transporte y la Logística de la CEOE para el 2013 estimaban un crecimiento del 3% aunque durante la primera mitad del año, lo que hubo fue un descenso del 9%. Según el Ministerio de Fomento, el resultado del año 2013 fue negativo; el tráfico portuario total descendió en un -3,5%.

De acuerdo a la información de tendencias en supply chain aportada por el Puerto de Barcelona, las tendencias principales en el transporte marítimo y los puertos es el crecimiento del tráfico de contenedores, la concentración de navieras, el aumento del tamaño de los buques y el desarrollo de estrategias de red, es decir, terminales interiores, corredores, etc. Otro de los aspectos innegables que ya se están viviendo es la creciente competencia entre los puertos y/o entre regiones portuarias, lo que hace necesaria una mayor competitividad.

Las cadenas logísticas presentan una mayor complejidad actualmente, en términos de aumento de la volatilidad financiera, de materias primas, de fidelidad de marca, etc. Así como la dificultad de gestión de canales múltiples, lógica inversa y multimodalidad, mayor nivel de exigencia por parte de los clientes y mayor flujo de comunicación con estos también, innovación constante de productos y localización de proveedores. Además, la globalización, que trae consigo cambios de rutas, cadenas más complejas y requiere mayores competencias, aprovisionamiento, etc. Todo esto marcará las tendencias en logística de los próximos años.

Si te interesan estos temas, consulta ahora toda la información sobre la oferta de formación en logística online que tenemos para ti.

Entradas relacionadas

Copyright © UOC X 2019   Aviso legal   Política de privacidad